“Rimas con Movimiento”: Un juego divertido con múltiples beneficios

* Juanita Casas - Según Támara Chubarovsky, especialista en lenguaje y desarrollo infantil, “el movimiento y el lenguaje son la base del desarrollo emocional y cognitivo de los niños”. Creadora de las “Rimas con Movimiento”, Chubarovsky ha encontrado que éstas son un importante recurso para potenciar el aprendizaje de manera eficaz, alegre y, sobre todo, respetuosa de los ritmos y necesidades individuales.







Además de generar espacios de movimiento y mantener a los niños “lejos” de la tecnología, los beneficios de este tipo de rimas son extensos; les ayudan a permanecer concentrados, atentos y tranquilos, estimulan su memoria, capacidad expresiva y comunicativa, fortalecen su autoestima y los preparan para múltiples procesos y aprendizajes posteriores. Las rimas también sirven para tonificar los músculos faciales y activar la lengua, facilitando una correcta pronunciación; involucran movimientos de dedos, manos y brazos, lo cual favorece que se independicen los segmentos del brazo y estimula el desarrollo de habilidades motrices finas necesarias para aprender a escribir; trabajan lateralidad y ubicación espacial, lo cual se refleja en un mejor uso del espacio en el papel; ayudan a distinguir entre los diferentes fonemas, facilitando su asociación a símbolos o letras, preparando el camino para la lectoescritura.


Y, …, lo mejor es que todo lo anterior se logra a través del juego, sin que los niños sean conscientes o hagan grandes esfuerzos; es decir, las rimas con movimiento estimulan el aprendizaje y desarrollan múltiples habilidades en un ambiente relajado, rodeado de humor y alegría.

Las rimas siempre deben ser modeladas por un adulto, comenzando de manera pausada y de ser posible, buscando la manera de lograr un cierre manera divertida que conecte con el corazón. Por esta última razón, las rimas ofrecen a padres y educadores una excelente oportunidad para “conectar y vincularse” con los niños; esta conexión se logra por tres canales diferentes, pero igualmente importantes:


*En primer lugar, a través de la mirada amorosa; debemos establecer contacto visual con los niños, mirarlos a los ojos, permitirles que nos reconozcan y se reconozcan como personas independientes.


*En segundo lugar, a través de la palabra amorosa y de un tono de voz suave que transmita confianza y tranquilidad.


*En tercer lugar, a través del tacto amoroso, un tocar suave que ayude al niño a conectar con sí mismo, a “sentirse”.


Las rimas se aprenden por imitación y repetición; por ello, el adulto debe centrarse en dar un ejemplo perfecto para que los niños tengan un buen modelo que imitar. Como en cualquier aprendizaje, la práctica es fundamental para perfeccionar la “mecánica” e integrar los movimientos. Se recomienda iniciar con movimientos simétricos que estimulen ambos hemisferios de manera simultánea para luego pasar a movimientos cruzados más complejos que promuevan su integración.


Es importante tener presente que las rimas no se enseñan, se hacen y se disfrutan; una vez la “mecánica” se aprende, el movimiento y el lenguaje se integran. Mientras los niños observan e imitan, el adulto toma nota y establece si el nivel de madurez que se ha logrado es el esperado; con esta información propone diferentes alternativas que ayuden a los niños a madurar sus sistemas, sin que se sientan “evaluados”, conservando así su autoestima intacta.


Al igual que muchos expertos en el tema, Chubarovsky concluye que el movimiento organizado permite el desarrollo de un lenguaje organizado y claro; éste, a su vez, se refleja en un pensamiento organizado, claro y preciso.


Así que, ÁNIMO, inviten a los niños a practicar las rimas con movimiento y permítanles aprovechar todos sus beneficios; ¡los beneficios no se harán esperar!

Contáctanos

Celular: (310)292-7608      (313)391-8374

Teléfono: 218-2657

Correo: titoytuadmisiones@gmail.com

Dirección

Carrera 18A # 103-05

Bogotá - Colombia

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram